El BOE del pasado día 27 de diciembre incluía la última modificación, hasta el momento, del Código Técnico de la Edificación. Como viene siendo habitual, a partir de ese momento se concede un plazo de seis meses hasta su aplicación obligatoria.

Entre otras modificaciones que introduce, nos centraremos en esta ocasión en el nuevo Documento Básico HS6 Protección frente al radón. Pero, ¿qué es el gas radón?

El radón

Se trata de un gas contaminante al que se le relaciona, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el 14% de los cánceres de pulmón. Se trata de un gas radiactivo, producido por la desintegración natural del radio.

Emana generalmente del terreno y se filtra en los edificios a través de sus elementos en contacto con el terreno: solera, muros de sótano, fachadas, instalaciones, etc. Por tanto, son más propensas a contener este gas las plantas interiores, si bien puede propagarse a las plantas altas.

Vías de entrada del radón al edificio. Imagen: Consejo de Seguridad Nuclear.

El nuevo HS6

Frente a este gas, la actualización del CTE introduce en su Parte I la siguiente exigencia reglamentaria:

Los edificios dispondrán de medios adecuados para limitar el riesgo previsible de exposición inadecuada a radón procedente del terreno en los recintos cerrados. 

Para lograr ese objetivo se crea el nuevo HS6 que se aplicará a edificios nuevos y a intervenciones en edificios existentes (ampliaciones, cambio de uso y obras de reforma). Establece un nivel de referencia máximo de radón en el interior de locales habitables de 300 Bq/m3, como promedio anual.

Esta protección frente al radón se justifica según diferentes soluciones técnicas recogidas en el Documento Básico. Estas soluciones serán diferentes en función del emplazamiento del edificio, en base a las mediciones realizadas por el Consejo de Seguridad Nuclear. En base a ellas los municipios del Estado en los que existe una probabilidad significativa de concentraciones de radón altas en los edificios se dividen en dos zonas.

En los municipios de la zona 1 se deberá ejecutar una de estas soluciones:

  • Barrera de protección entre el terreno y los locales habitables del edificio;
  • Cámara de aire ventilada entre el terreno y los locales habitables.

 

En los municipios de la zona 2 se deberá ejecutar la barrera de protección indicada anteriormente, y además, alguna de estas dos medidas adicionales:

  • Un espacio de contención ventilado entre el terreno y los locales a proteger;
  • Un sistema de despresurización del terreno que permita extraer los gases del terreno colindante al edificio.

 

En Euskadi no existen municipios incluidos en la zona 2, la más expuesta a este gas, pero sí se incluyen 109 en la zona 1.

Municipios de la CAPV incluidos en la Zona 1. Elaboración propia.

Si quieres profundizar en estas novedades, te recomendamos la nota informativa publicada por el Ministerio de Fomento. Y cómo no, es inevitable recurrir al propio texto normativo disponible ya en la página web del Código Técnico de la Edificación. En el Apéndice B del HS6 se encuentra el listado completo de los municipios afectados.

En definitiva, nos encontramos una nueva exigencia técnica para lograr edificios más saludables. Próximamente analizaremos el resto de novedades que nos trae el fin de década en lo que al CTE se refiere.

Mientras tanto, el equipo de Ekoteknia Group os desea un próspero y feliz 2020 lleno de fructíferos proyectos profesionales y personales.

About Author

blog author

Ekoteknia Group

Ekoteknia Group es una empresa especializada en la rehabilitación energética de edificios y en eficiencia energética, con amplia experiencia en redacción de proyectos y dirección de obras, así como en proyectos de investigación.