La envolvente es el conjunto de cerramientos que separan los espacios habitables del exterior, o de espacios no habitables, como pueden ser garajes u otros espacios no acondicionados.

Esta envolvente tiene una incidencia fundamental sobre la demanda energética, es decir, sobre el consumo de energía que debemos soportar para conseguir unas determinadas condiciones de confort en el interior de nuestras viviendas.

Mejorar una fachada, o una cubierta, conduce a una reducción de la demanda, es decir, a un ahorro en térmicos energéticos y económicos.

Los edificios existentes están construidos, en su mayoría, según unas normativas constructivas muy básicas que no establecían obligaciones respecto a limitaciones de consumo o aislamientos.

En Euskadi, según el siguiente gráfico realizado en base a datos del Ente Vasco de la Energía de 2013, el 72% de las viviendas de la comunidad son anteriores a 1980, fecha en la que entra en vigor la NBE-CT-1979 y que incorpora por vez primera la obligación de incorporar aislamiento térmico en la envolvente térmica. Nos encontramos por tanto ante un parque de viviendas altamente ineficiente.

grafico-edad-vivienda

Numerosos estudios han demostrado la importancia de la rehabilitación energética de la envolvente. Son muchas las soluciones constructivas que pueden ayudar a mejorar el comportamiento térmico de nuestras fachadas, las principales de las cuales trataremos detalladamente en entradas posteriores.

El siguiente gráfico indica, de forma muy aproximada, por dónde perdemos energía en nuestras viviendas. Las fachadas representan un porcentaje alto de la superficie de contacto con el exterior del edificio, con lo que actuar sobre ellas repercute de forma importante en el ahorro de energía.

grafico-perdidas-calor

Aprovechar las obras de mantenimiento habituales de la fachada para incrementar, por ejemplo, su capacidad de aislamiento, puede resultar una estrategia interesante que permitirá:

  • Un ahorro energético y por tanto reducción de las facturas de suministro
  • Disminución de emisiones de gases con efecto invernadero
  • Incrementar el valor del edificio

 

Algunas de las medidas más efectivas para mejorar la envolvente térmica del edificio son:

  • Mejorar el aislamiento térmico
  • Sustitución de las carpinterías y los vidrios
  • Aisalr los puentes térmicos (Encuentros de estructura con fachada, cajas de persiana…)

 

Según la ponencia Metodología de Evaluación para el Programa de Ayudas a las Actuaciones de Rehabilitación para la Mejora de la Sostenibilidad y Eficiencia Energética de las Edificaciones presentada por Margarita de Luxan al congreso SB10mad, la mejora del aislamiento de muros y cubierta puede reducir un 18% la demanda de calefacción o refrigeración, al igual que mejorar las carpitnerías y los vidrios, que podrían reducir otro 18%. Otras fuentes apuntan a que una rehabilitación integral de la vivienda puede ahorar un 70% del consumo de energía.

Estas actuaciones en fachada se pueden combinar con otras de diferente naturaleza, como mejorar la ventilación del edificio, mejorar el rendimiento de sus instalaciones, instlar fuentes de energía renovable, etc.

En la siguiente entrada analizaremos como son las fachadas de las viviendas existentes en Euskadi, atendiendo a la fecha de construcción y a su normativa de referencia. Tras comprobar las deficientes prestaciones que, por lo general, tienen nuestras envolventes, expondremos las principales soluciones técnicas que recomentamos desde Ekoteknia Group. Esperamos que sea de vuestro interés.

 

About Author

blog author

Ekoteknia Group

Ekoteknia Group es una empresa especializada en la rehabilitación energética de edificios y en eficiencia energética, con amplia experiencia en redacción de proyectos y dirección de obras, así como en proyectos de investigación.